martes, 13 de octubre de 2015

Mal de Ojo y otras enfermedades culturales de latinoamérica.


Resultado de imagen de indio cherokee
"El hombre blanco mirará asombrado como sus hijos e hijas 
adoptan la manera india para aprender lo que sus padres no entendieron".

En las sociedades menos evolucionadas en sentido científico y tecnológico, los individuos estiman que los trastornos del organismo tienen su origen en diversos movimientos de las fuerzas espirituales. Las creencias de estos pueblos, habitualmente, suelen establecer que es el espíritu, el alma quien enferma o se desprende del cuerpo y que ese estado se refleja en el organismo produciendo dolor o cualquier tipo de desajustes.

Hoy los médicos están preparados para comprender qué es lo que quiere decir un paciente boliviano cuando expresa que tiene bilis o un habitante del Yukatán se queja de colerina. Para el tratamiento de todos estos trastornos, la Asociación Psiquiátrica de América Latina ha incluido en su Guía Latinoamericana de Diagnóstico Psiquiátrico las más comunes, pero la mayoría de las veces quienes solucionan estos desarreglos son los chamanes o curanderos.

Entre los síndromes culturales propios de Hispanoamérica citados en la Guía Latinoamericana de Diagnóstico Psiquiátrico, se encuentrasn los siguientes:

NERVIOS:
   Es más común en mujeres que en hombres. Por lo general, se trata de episodios frecuentes de tristeza y ansiedad que provocan un amplio abanico de malestares físicos: dolores de cabeza, insomnio. fatiga, dolores musculares, náuseas y pérdida del apetito entre otros. Normalmente la aparición de estos cuadros está ligada al estrés, la cólera, el desequilibrio emocional y la baja autoestima.
   Tradicionalmente, los pacientes aquejados de nervios son tratados con infusiones de diversas hierbas del lugar.
   En el estado de Chiapas, México, a este trastorno se le denomina "flato". El individuo enfaltado presenta síntomas de depresión leve y ansiedad.

SUSTO O ESPANTO:
   Este síndrome que, como se explicará, tiene su origen en la pérdida del alma (espíritu, sombra), también se presenta, con ligeras variantes, en muchos lugares del mundo.
   Los síntomas son muy variados; los princiales son; anorexia, diarrea, apatía, confusión mental, insomnio, fiebre y depresión. En algunos casos se presenta también la hipoglucemia.
   La enfermedad suele comenzar con algún tipo de accidente o hecho fortuito: un tropezón, la visión de una víbora o culebra, cualquier accidente por agua o por fuego, el hecho de pisar un tipo de hormigas llamadas zontetas, etc. A partir del momento en que ocurre alguno de estos accidentes, quien los vive puede desarrollar el síndrome.
   En algunas comunidades cuando un niño cae al suelo los padres reaccionan regañándole (e incluso pegándole) en lugar de consolarle. Esta costumbre, que puede parecer brutal, tiene su explicación: expresa la angustia que sienten los adultos ante la posibilidad de que el niño quede "espantado" de por vida, que pierda su sombra. si esto ocurriese, podría sobrevenirle incluso la muerte.
   El tonalli también puede perderse por dormir cerca de algún animal; en este caso, sería él quien se apoderase de la sombra.
   Quienes lo padecen sienten un intenso miedo por lo sobrenatural que es lo que, al parecer, les lleva a mostrar de forma crónica el abanico de síntomas mencionado.
   Esta es una de las dolencias más comunes ente los nahuas de México, quienes creen que son los "aires" quienes se han llevado el tonallí o sombra. La forma en que se presenta la dolencia en cada individuo depende del tipo de aire que haya intervenido: si son los "aires de la noche", padecerá de insomnio, fiebre, delirios, dolor de cabeza o de oidos. En caso de que el tonalli sea llevado por los "aires del agua", los síntomas serán de dolor de estómago y sensación de hinchazón de vientre. Si los que han actuado en el rapto del tonalli son los "aires diurnos", los "terrestres" o los "aires de los colores", en cambio, el mal se presentará en forma de dolores en pies y piernas, desesperación, dolores en los huesos, sordera y sensación de entumecimiento.
   En la guía realizada por la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL), se puede leer que , si la enfermedad se ocasiona por la falta de respeto a las hormigas (por haberlas quemado, por ejemplo), "la sangre se calienta" y en el cuerpo se presentan erupciones cutáneas, insomnio, paralisis facial, dolor de cabeza y fiebre.
   En México, el ritual para curar el susto se llama "regada" o "levantar la sombra". Uno de los métodos que se emplea consiste en pasar por el cuerpo del enfermo ramas de una planta medicinal mexicana llamada epazote o té de los jesuitas (Chenopodium ambrosioides).  El ritual, que incluye oraciones, lo llevan a cabo los curanderos.

MOLEM:
   Es una dolencia típica del altiplano guatemalteco y se produce ante cualquier tipo de fracaso: amoroso, económico, social, laboral, etc. Los síntomas son amplísimos: anorexia, obesidad, náuseas diarreas, vómitos, fiebres, etc. Pero lo quelo caracteriza es el miedo, la irritabilidad, la tristeza y, en general, una acusada inestabilidad emocional. Para diagnosticar esta enfermedad, se consulta al consejo de ancianos y se emplean frijoles rojos. Una vez analizado el origen del fracaso, se llevan a cabo las ceremonias y las ofrendas adecuadas invocando la intervención de las entidades sobrenaturales para que obren en el restablecimiento de las salud.

EL BLA:
   Con el mareo de bla se designa al mareo marítimo, la borrachera y la resaca, pero también un tipo específico de ataque de locura. La dolencia se inicia con dolores de cabeza pulsátiles, que van aumentando y son particularmente intensos. Pueden tambien presentarse dolores difusos, palpitaciones y temblores. Lo más comun es que antes de desencadenarse la crisis, el enfermo se encolerice hasta que, en un momento dado, ve aparecer un gigante montado en un caballo negro que le ofrece un vaso con sangre. El enfermo debe beber esa sangre para poder montar en el caballo. A partir de esta visión, según se relata posteriormente, pierde la conciencia y no sabe lo que hace. Por lo general, coge un machete y persigue a los demás o dá con él golpes furiosos contra el suelo o contra cualquier objeto. Con los ojos cerradas y, a menudo imitando en sus carreras el galopar del caballo, visita la aldea y grita el nombre de otros adolescentes. Luego, se derrumba y queda dormido. Al despertar, su recuerdo acaba con la aparición del gigante. Estos ataques suelen durar entre 15 minutos y una hora.

ATONTAMIENTO:
   En la región de los Txulas, México, se llama "atontado" al hombre al que  a su mujer ha conseguido controlar y dominar por medio de rituales de magia. Gracias a la intervención de un brujo o a la celebración de cietos ritos por parte de la mujer, el atontado muestra una extrema pasividad, sobre todo en lo que a ella se refiere, al punto de permitir incluso que tenga relaciones sexuales con otros hombres. La forma más común de atontar a un hombre consiste en darle de beber una taza de café frio en la cual se han hechado 3 gotas de sangre menstrual. La creencia establece que esta sustancia es tan poderosa que, en caso de sobrepasar la dosis echando cuatro gotas, el hombre podría morir. Para deshacer el hechizo, el hombre debe quemar en una olla de barro nueva, sin usar, una prenda íntima de su esposa. Una vez que esta se ha convertido en cenizas, debe echarla agua, remover y beberse el líquido.

BRUJERIA:
   Cualquier mal o dolencia que no pueda ser curada fácilmente suele ser adjudicada a los poderes de alguien que ha pretendido dañar al paciente.Muchos de los "males" enviados por este medio tienen su origen en los celos, en los conflictos sentimentales, en el desamor. Se emplean muñecos o fotografias de la víctima en la que clavan alfileres, meten en vasos con sal "para secarlos", en el cogelador "para enfriarlos" si es que se quiere romper una relación, etc. Los más temidos son aquéllos en los que se utilizan cabellos o trozos de uñas. El uso de sangre menstrual en los rituales de magia negra amorosa esta muy extendido por toda América Latina. Cuando un hombre siente una pasión desmedida por una mujer que , a la vista de los demás, no lo merece, se dice que ésta "lo ha engualichado" o que "anda embrujado por una mujer".
   En la Guia Latinoamerica de Diagnóstico Psiquiatrico, se hace una aclaración sumamente interesante acerca del tema de la brujería que conviene recordar:
   "...se considera que por medio de la brujería se brinda 'escape' a los impulsos agresivos que no deben descargarse físicamente sobre otros miembros de la sociedad. Sin embargo, aunque se le conserva como forma de expresión de los antagonismos laterales de la sociedad, que alivia mágicamente las tensionessociales, no es una solución de la que el ejecutor pueda salir indemne, ya que el hecho de que se descubra la existencia y autoría de un hechizo, puede conducir a la agresión física directa en contra del presunto culpable (Arganis Juárez, 1984), generándose así una cadena interminable de venganzas""

BILIS O DERRAME DE BILIS:
   Son los trastornos digestivos provocados a raiz de disgustos, sustos, malas noticias o emociones intensas. Para subsanarlos los curanderos inducen a sus pacientes a tomar hierbas depurativas, muchas de las cuales tienen efectos purgantes o incitan al vómito.

MAL DE OJO:
   Aunque el aojamiento no sea específicamente latinoamericano, sino que llegó al continente de la mano de los españoles, resulta interesante constatar que es uno de los síndromes que la Asociación Latinoamericana de Psiquiatría, catalogada como "enfermedad étnica".
   Existe la creencia de que la dolencia se produce por la "mirada fuerte" que tienen algunas personas; especificamente en caso de que éstas alberguen sentimientos de envidia hacia la víctima. Los sintomas que presenta son muy variados: dolor de cabeza ("sensación de sesos flojos"), vómitos, malestar general, dolor en los ojos, diarrea y, en los niños, llanto sin motivo aparente. Los más pequeños son los más propensos a contraerlo, aunque también los adultos, los animales y hasta las plantas.
   Según afirmó C.Zolla en su libro La medicina tradicional de los pueblos indígenas de México, publicado en 1988: "En México, esta enfermedad ocupa le primer lugar de las causas de demanda de atención de la medicina tradicional".
   Zoalla hace una clasificación de las personas que podrían provocar este daño: las hay que tienen una mirada fuerte transitoria y quienes la tienen permanente. En el 1er. grupo, se encuentran todas las embarazadas, los borrachos y aquellos que tienen en un momento dado un acceso de cólera. Las embarazadas pierden esta facultad al dar a luz; a partir de entonces, su mirada les cambia y ya no provocan mal de ojo en los niños; en el caso de borrachos e iracundos, cuando están serenos son inofensivos.
   En el segundo grupo hay algunas personas que tienen mirada especialmente fuerte desde su nacimiento y las mujeres estériles.
   Los más propensos a tener mal de ojo son los niños bonitos y de buen aspecto porque, se dice, su sangre o su espíritu son más débiles que las de los menos agraciados.
   En Veracruz, México, se dice que los que nacen después de un parto gemelar tienen esta condición en su mirada; pueden provocar el mal de ojo y tambien curarlo. En otros lugares se creee que son los propios mellizos quienes pueden hacerlo.
   También se adudica la capacidad de causar males con la mirada a aquéllos que tienen un tonalli (sombra) fuerte y a quienes han pasado por experiencias fuertes o traumáticas, ya que estas hacen acumular demasiado calor en el cuerpo y éste es utilizado para provocar enfermedades en los demás.
   El mal de ojos es curado, invariablemente, por chamanes o curanderos, ya que está muy extendida la creencia de que si se pone al enfermo bajo los cuidados de un médico, el mal empeorará.
   Los métodos para devolver la salud a un "aojado" son increiblemente variados. El más sencillo consiste en hacer un "limpia": el curandero, a la vez que recita sus oraciones y conjuros, pasa por el cuerpo del enfermo las ramas de ciertas plantas que varían según el lugar de origen y la cultura del que efectúa la sanación.
   También hay rezos y rituales para establecer el diagnóstico y se dice que cuando una persona con mal de ojo acude a otra para que se lo quite, ésta comienza a bostezar y a lagrimear; lo cual lo confirma. En ocasiones el sanador quita el dolor de cabeza al paciente pero se queda temporalmente con el padecimiento.
   Para realizar la cura en algunos lugares, se emplea un plato con agua en el que se pone una tijera abierta. Tomando el dedo corazón del aquejado del mal de ojo, se dejan caer cinco (en otros lugares siete) gotas de aceite sobre la uña, de modo que resbalen y caigan en el agua. Estas gotas representan el mal que, al pasar entre las hojas de la tijera, queda deshecho.
   En Sudamerica se emplean diversos tipos de amuletos para evitarlo. En America Central, a los niños pequeños se les solía colgar del cuello un ojo de venado para tal fin. La función de éste sería atraer la mirada de la persona envidiosa, distraerla hacia el amuleto evitando así que entre en contacto con la del pequeño.

 Extraido del libro: Brujos y Chamanes, de Roberto Busto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.