viernes, 13 de diciembre de 2013

Constelaciones Familiares.



Constelar significa ordenar, y constelaciones familiares; orden en el sistema familiar. Las constelaciones familiares se emplean, por lo tanto, para poner un orden necesario en la familia, sin el cual los problemas permanecen.

Según Bert Hellinger, padre de la teoría de las constelaciones, hay “leyes” que, si no se cumplen, generan consecuencias fatales entre los integrantes de una familia. Su Teoría de las Constelaciones Familiares, dirigida a la solución, es una de las terapias alternativas más populares para sanar las relaciones en el núcleo de la familia.

La 1ª ley, incosnciente, en el ámbito de las constelaciones familiares, es la ley de pertenencia. Nacemos con la necesidad vital de pertenecer al clan familiar. Por esta ley, muchas veces se prefiere, inconscientemente, sufrir que resolver. Por ejemplo, si estás sufriendo por un problema y para resolverlo pones en riesgo tu pertenencia al sitio familiar, esta ley puede impulsarte a no resolverlo y preferir, inconscientemente, el sufrimiento a resolver el problema. Esta ley de pertenencia rige muchas decisiones de los adultos y hasta que no se enfrente uno a ella (hasta que no se es consciente de ella) no se es libre de tomar ciertas decisiones.

Existe una transmisión de conflictos, preocupaciones familiares y comportamientos a través de las generaciones, que determinarán los problemas psicológicos actuales.

Los miembros de una familia (sistema familiar) están influidos por un tipo de conciencia común a la familia; sin embargo esta ya no es consciente. El origen de este tipo de conciencia se remonta al origen de la raza humana, cuando primaba el bienestar del grupo (familia) al individual.

Existía un orden que proporcionaba a cada uno un papel determinado. El que nacía primero tenía un mayor rango. No había conflicto, todos conocían su posición dentro del grupo.

En los últimos siglos se ha olvidado, de manera exponencial, lo que nos ha guiado y permitido sobrevivir durante milenios; la conciencia colectiva. Sin embargo, a nivel inconsciente, esta sigue guiando las decisiones de las personas provocando fracasos y enfermedades.

Existe una  serie de principios (1) que debe cumplirse  para que no haya un “desorden” familiar que genere graves problemas a nivel personal.

La causa de un problema personal puede tener su origen en un miembro de la familia ya fallecido. Llegando incluso a heredar los sentimientos, actitudes y/o patrones de vida de dicho ancestro, únicamente para reivindicar el rol que no se le dio en el sistema familiar.

Los hijos suelen mostrar “los síntomas” más claramente que los padres. En estos casos, que suelen ser mayoritarios, sanando a los padres se sana (automáticamente) también a los hijos. Por ello la mayoría de las veces se trabaja únicamente con adultos.

Solucionar este tipo de problemas pasa por encontrar su causa  y ordenar el sistema familiar a nivel personal.

A veces, enfermedades que involucran varios órganos como puede ser la diabetes, hipertensión, SIDA, etc.., tienen su origen en problemas que sufrieron antepasados y que en la actualidad uno quiere “pagar”, inconscientemente, por ellos.

Un posible método de trabajo, a nivel individual, consiste en que el consultante, utilizando la imaginación y “figuras” configure su constelación familiar; con esto se sacarán conclusiones acerca del sistema, de su estado actual, buscando la causa y planteando soluciones al problema que se plantea. Se pueden usar figuras y objetos como instrumentos de evaluación,  como apoyo para evocar eventos sin resolver, como disparador del proceso de cambio (sólo con observar la imagen puede haber un cambio interno profundo).

La finalidad de esta terapia es delimitar conflictos de origen familiar, social y laboral que afectan la vida cotidiana, en el supuesto que para restituir el orden original permite la circulación normal de su vida. Se ha propuesto que este tipo de terapia no sólo sana al individuo sino que mejora al grupo o familia a la que pertenece. También se ha sugerido que no sólo tiene efecto en el pasado y presente sino que también las futuras generaciones podrían recibir un beneficio, al evitar que cometan los mismos errores que sus antepasados

Los conflictos que el árbol no ha podido resolver, se pasan de generación en generación para poderlos superar, resolver, limpiar, sanar…

La enfermedad es una energía que en un momento se quedó bloqueada y que como el agua que está contenida por una presa, va haciendo presión justamente para que resolvamos el conflicto (ya sea nuestro, de nuestra madre o de nuestro clan familiar). El síntoma sería como abrir un poquito la presa, y nos ayuda a tomar conciencia de lo qué hay detrás y empezar a regular esa energía.

"Un arbol  encuentra su verdadero significado cuando es parte de un bosque"
. Alejandro Jodorowsky

Permitidme una canción de Serrat para amenizaresta esta entrada:




¿Tienes un problema?. Quizás la causa esté escondida en tu arbol genealógico. ¿Te atrevés a buscarla?

Si es así,  escribe un correo explicando el problema a:
  buscadordecausasperdidas@gmail.com

Y recuerda... Para sanar una profunda herida hay que llegar hasta ella.

(1) Pertenencia, prioridad, orden y equilibrio. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.